Notas de prensaNoticiasPrensaSala de prensa

IUCyL en defensa de los bienes comunales contra los macroproyectos.

Denuncian una ofensiva en busca de todo tipo de suelo que ocupará amplios terrenos dedicados al sector agrario.

IUCyL respalda la sentencia del TSJCyL que propone seguir utilizando la finca Monte Páramo para uso agrícola frente a los macroproyectos renovables propuestos por el Ayuntamiento de Paredes de Nava(Palencia).

Muestran su apoyo a la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Paredes de Nava en su defensa de los derechos de 71 vecinos que tenían adjudicada la explotación agraria. Comparten así, la sentencia del TSJ que anula la Orden de la Consejería de la Presidencia de la Junta que autorizaba el acotamiento de bienes comunales y el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de Paredes de Nava (Palencia). La misma declara nula la modificación de la finca Monte Páramo de 948,42 hectáreas que quería “acotar 460 de ese bien comunal para su posible uso industrial”, como macro proyecto de energía solar.

IUCyL solicita a la Consejería de la Presidencia y al Ayuntamiento de Paredes de Nava que no recurran esta sentencia, que no es aún firme.  Demandan que apliquen en toda su extensión los fundamentos de derecho de la misma, primando los usos tradicionales de los bienes comunales.

Renovables sí, pero no así.

La organización apuesta por un modelo de agricultura y ganadería cercano a los pueblos frente a las grandes inversiones industriales. Ven la tierra con un criterio exclusivamente economicista, como sucede en las montañas de León, Palencia y Burgos con proyectos de macroparques eólicos.

Manifiestan la defensa de las energías renovables sin este tipo de implantaciones, “instaladas indiscriminadamente en cualquier terreno”. La producción de alimentos, señalan, se ha revelado en los últimos años imprescindible. En contextos como ante la pandemia del COVID, o ante conflictos como la guerra de Ucrania que limita la posibilidad de importarlos.

Ofensiva por el suelo agrario para macroproyectos solares y eólicos.

IUCyL comparte la preocupación de las organizaciones agrarias y de las zonas rurales. Preocupación para que se regule la instalación de energías renovables, con el fin de que se instalen exclusiva o preferentemente en terrenos no aprovechables. No se trata de casos aislados, sino de una situación que se está extendiendo a Castilla y León en los últimos 30 años. Situación que ha afectado a un millón de hectáreas agrícolas, según los datos de las organizaciones agrarias COAG, UPA y UCCL.

Denuncian que en el campo castellano y leonés hay una “auténtica ofensiva en busca de todo tipo de suelo” para la instalación de éstos macroproyectos.  “Somos críticos con el afán de empresas promotoras por hacerse con todo tipo de terrenos productivos y cultivables para este tipo de infraestructuras. No podemos permitir que intereses económicos privados prevalezcan sobre la soberanía alimentaria ,e instalen en terrenos agrícolas y ganaderos, aerogeneradores y placas fotovoltaicas” apunta Juan Gascón.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.