Medio AmbienteNotas de prensaNoticias

IUCYL muestra su preocupación por los incendios forestales en Ávila y reclama una vez más un operativo anual de prevención y extinción de incendios público.

La Junta de Castilla y león sigue maltratando a los efectivos del operativo, con dotaciones precarias e insuficientes.

IUCyL muestra su preocupación por la situación en la que se encuentra la provincia de Ávila  a raíz de la declaración el sábado del incendio de Navalacruz, que ha quemado más de 12000 Has y ha obligado a desalojar varias localidades.

IUCyL  muestra su reconocimiento a todos los efectivos que han estado y siguen trabajando en la extinción de este y del resto de incendios declarados de nuestra comunidad y  hace suya la reivindicación de unas condiciones laborales dignas para el conjunto del operativo.

Como se ha visto en otros países de la cuenca mediterránea,  nos enfrentamos a una emergencia relacionada con los incendios forestales, con episodios inabordables, que además de importantes daños ambientales, ponen en serio riesgo vidas humanas. Esta situación se va a ver agravada por el cambio climático y los cambios en los usos del territorio.

Cada vez padecemos más grandes incendios forestales e nuestra Comunidad y estos además cada vez queman una superficie mayor y de forma más virulenta.

Pero mientras se da la tormenta perfecta, la Junta de Castilla y león sigue maltratando a los efectivos del operativo, con dotaciones precarias e insuficientes. Según datos de CCOO,  la media de interinidad del  personal propio de la Junta, ronda el  50%, un 76% entre los fijos discontinuos  y  un 30% de vacantes en el colectivo de agentes medioambientales.  Aún más precarias son las condiciones  de  las cuadrillas de tierra, donde las bajas en las licitaciones se cargan en las espaldas de los y las trabajadoras, con sueldos ínfimos y explotación laboral.

Consideramos que la prevención y extinción de incendios es una labor esencial, más si cabe en el actual escenario de cambio climático que está provocando incendios de mayor magnitud.

Por eso reclamamos a la Junta de Castilla y León un Operativo de Prevención y Extinción de Incendios totalmente público que trabaje, fundamentalmente en la prevención, a lo largo de todo el año, de gestión pública, operativo todo el año, en tareas preventivas, de mantenimiento y de formación teórico-práctica.

Asimismo reclamamos el reconocimiento de la categoría de Bomberos/as Forestales  a todos y todas las trabajadoras que desarrollan dichos trabajos encaminados a la prevención y extinción de incendios forestales y unas condiciones laborales dignas.

También  es necesaria la renovación de los equipos de trabajo, que se encuentran en muchos casos en situación pésima  y el acondicionamiento  de los lugares de trabajo donde los y las trabajadoras  puedan disponer de condiciones dignas para descansar, comer o cambiarse.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *