Pequeñas, pero no inocentes, trampas de la Junta de Castilla y León en el uso del lenguaje sexista

09/01/2018


La ley 1/2003 de 3 de marzo de Igualdad de oportunidades entre Mujeres y Hombres de Castilla y León prevé lo siguiente en su artículo 13:
8-Eliminar el lenguaje sexista en todas sus manifestaciones.
9-Utilizar el masculino y el femenino en todos los documentos públicos, con el objeto de hacer visible la presencia de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad.

En septiembre de 2017 la Consejería de Educación ha publicado una Guía para las buenas prácticas en la enseñanza básica, en la que se dice: “En esta guía se entiende que el género gramatical masculino puede hacer referencia a colectivos mixtos y que en ello no ha de advertirse ninguna intención discriminadora, sino la puesta en práctica de la norma lingüística referente a la economía expresiva”. Por ello se entiende que no es necesaria la omisión del masculino genérico, salvo cuando la oposición de los sexos es relevante en el contexto (Diccionario panhispánico de dudas, Madrid, Real Academia Española, Asociación de Academias de Lengua Española Santillana, 2005, p.311.

Decía Lacan que, ya que el significante (las palabras) preceden al sujeto, es el lenguaje el que forma el pensamiento.
La Consejería de Educación no debería hacer bandera de una norma claramente machista y que emana de una institución la RAE cuestionada constantemente por el movimiento feminista.

La Real Academia Española está formada por 41 personas y sólo 5 son mujeres, lo que nos da una clara idea de cuan homogénea es la institución, teniendo en cuenta además que cuenta entre sus filas personas poco duchas en género. Por ello desde IUCyL ponemos en entredicho el argumento de que el masculino genérico no es machista.

Lo que no se nombra no existe y la vida nos muestra machaconamente esa realidad. Si la RAE rechaza el uso duplicado del lenguaje (no es duplicación, ya que no se duplica lo diferente, no es igual niño que niña, ni maestro que maestra), habrá que cambiar las reglas y además practicarlas. El lenguaje lo crea y lo modifica la sociedad, es aprendido y por lo tanto puede ser modificado.

Porque no es igual que te incluyan en el lenguaje, a que no te incluya y no da igual que te nombren a que no te nombre, demandamos de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León que modifique el texto de la guía para las buenas prácticas en la enseñanza básica.




« Volver