Izquierda Unida de Castilla y León hace una valoración negativa del Presupuesto de Castilla y León propuesto por la Junta.

Izquierda Unida de Castilla y León hace una valoración negativa del Presupuesto de Castilla y León propuesto por la Junta.

Ante el Debate presupuestario que se celebrará en las Cortes de Castilla y León los próximos 9 y 10 de febrero, IU considera que es el momento de apostar por medidas efectivas para fortalecer lo público. - 08/02/2021

Tras años de desmantelamiento de lo público mediante Presupuestos del Partido Popular de Castilla y León, ahora le toca a la coalición PP + Cs dar ese paso en nuestra Comunidad. IU CyL considera positivo el incremento del presupuesto tras años de recortes en Castilla y León, incremento producido por la política que está llevando a cabo el Gobierno de España, que está aportando más a las Comunidades para que traten de paliar los efectos del Coronavirus. Exigimos a la Junta de Castilla y León que incremente la recaudación en sus presupuestos para poder hacer más política y para redistribuir la riqueza de manera más equitativa en nuestra Comunidad.

IUCyL considera que es el momento de apostar por medidas efectivas para fortalecer lo público, tanto la sanidad y la educación como el sistema de cuidados, tremendamente precarizado en nuestra Comunidad por responsabilidad del PP, que ha apostado históricamente por dejar el cuidado de nuestros mayores en manos de las empresas privadas, que han demostrado ser tremendamente ineficientes en la gestión del Coronavirus.

El beneficio privado y un cuidado efectivo y de calidad de nuestros mayores están reñidos, y la Junta tendría que apostar por un modelo prioritariamente público en las Residencias de personas mayores y por una mayor cantidad de recursos socio-comunitarios para el cuidado de estas personas en sus propios domicilios.

En el ámbito específicamente sanitario, IUCyL cree que la falta de financiación de la atención primaria y de la sanidad rural tiene que ver con un modelo especialmente pensado para el beneficio de la empresa privada, el cual se da más en la atención hospitalaria y en las ciudades. Tiene que haber un cambio de modelo y de gestores para evitar poner a los zorros sanitarios a cuidar a pacientes a quienes consideran más clientes-gallinas que personas con derecho a la protección de la salud.

Además, IUCyL afirma que habría que apostar en los presupuestos por la salud bucodental de la población desde un modelo de sanidad pública que garantice un servicio de dentista para toda la ciudadanía, y no solo para aquellas personas que puedan pagarlo.

En el ámbito educativo, es fundamental dejar de apostar por la Educación privada como modelo que pueda vertebrar nuestra Comunidad e ir pasando progresivamente hacia un modelo público más igualitario y que apueste también por la educación de calidad y de cercanía también en el ámbito rural. Debe realizarse un plan de integración progresiva de las escuelas privadas concertadas de Castilla y León en la Escuela pública. La Educación concertada no existe en el entorno Rural porque no es económicamente rentable, abandonado el medio rural en pro de los grandes núcleos.

La inversión realizada en los centros educativos ha sido muy precaria, y es necesario adaptar los centros públicos a la nueva realidad de la era COVID-19 con la inclusión de una partida para la instalación de Filtros HEPA en dichos centros, al menos en aquellas aulas donde no existe posibilidad de ventilación natural, y la instalación de servicios de calefacción a recursos que se han habilitado como aulas sin estar equipadas para ello.
En el ámbito de los Servicios Sociales, mientras los ingresos provenientes del gobierno de España han crecido un 30%, más de 88 millones de euros, la Junta deja de aportar a los servicios sociales 43,5 millones de euros. La Junta debería explicar por qué́ ha reducido su aportación a la mitad del incremento de lo que le transferirá́ el gobierno de España.

En relación a las políticas de apoyo económico a los trabajadores, autónomos y pymes, exigimos a la junta de Castilla y León, desarrolle un paquete de medidas de apoyo económico, que complete las ayudas implantadas por el gobierno de España en relación a los ERTEs y ayudas a autónomos, y que ejerza sus competencias propias en empleo, comercio, turismo y vivienda para ayudar a los y las trabajadores, autónomos y pymes.

Necesitamos una Junta de Castilla y León valiente que cambie las políticas conservadoras que han llevado a nuestra Comunidad al borde del precipicio. Que tome medidas arriesgadas que traten de vertebrar nuestro territorio mediante una discriminación positiva hacia las personas que viven en el entorno rural y apuestan por lo rural como modo de vida. La Castilla y León vaciada está vaciándose más, y desde la Junta no se está haciendo lo suficiente.



« Volver