Izquierda Unida considera las políticas de la Junta un atentado contra la población rural y los barrios.

Izquierda Unida considera las políticas de la Junta un atentado contra la población rural y los barrios.

Izquierda Unida de CyL pide responsabilidad al gobierno de la Junta para solucionar los problemas de la sanidad pública. - 10/10/2019

Izquierda Unida manifiesta su apoyo a las 2.000 personas que se manifestaron este martes en Burgos para protestar por el cierre de las Urgencias ambulatorias de Gamonal y San Agustín y ante la posibilidad de traslado de estos servicios al Hospital Divino Valles.

IU rechaza totalmenteel cierre del Punto de Atención Continuada de Gamonal, y solicita a la Junta que mantenga los puntos de atención continuada y evite que las Urgencias se unifiquen en el Hospital Divino Valles, tal y como han pedido las vecinas y vecinos de la zona. “No se puede dejar sin servicios a las zonas del extrarradio de las ciudades, de la misma manera que tampoco se puede dejar sin servicios a las zonas rurales, y estas dos consecuencias tienen una sola causa: las políticas neoliberales del PP y Cs, que ven la sanidad como una empresa que tiene que ser económicamente más rentable para poder destinar más fondos donde más rentable es para las empresas, la atención especializada de los grandes hospitales, un lucrativo negocio para muchos. Desatendiendo la Atención primaria, esencial para la salud de la población.”

Para IU, queda claro con las políticas y declaraciones que se están realizando desde el Gobierno de la Junta que las zonas rurales y los barrios no son importantes para las derechas.

Carmen Franganillo, coordinadora del área de salud exige que se dejen de emitir juicios temerarios y se comience a establecer un diálogo social para frenar el proceso de despoblación, y que esto sólo se consigue apostando por servicios públicos de calidad.
Para el área de salud de IU de CyL, “los bandazos de la consejería de sanidad en cuanto a la prestación de servicios en las zonas rurales y en determinadas zonas de nuestras ciudades sólo sirven para crear un clima de incertidumbre en cuanto al futuro de estos servicios. Las últimas declaraciones son fruto de políticas erráticas e irresponsables, que niegan la realidad de nuestra CCAA. Es totalmente irresponsable que se planteen medidas como la de las consultas telemáticas de urología en Benavente, después de meses sin servicio por falta de personal. Asimismo, el cierre de centros de salud en las ciudades no tiene sentido dada la cantidad de cartillas que asume cada profesional, algo que impide que se haga prevención o educación para la salud con la población.”

Además, IU hace un llamamiento a la consejería de sanidad para que solucione los problemas que tiene la población para acceder en igualdad de condiciones a los servicios sanitarios. “Necesitamos transporte público sanitario suficiente y de calidad, fomentar la Atención Primaria, dotar a los hospitales comarcales, solucionar los problemas de personal, la precariedad y la falta de sustituciones, como la que recientemente ha dejado a la Montaña de León de nuevosin pediatría, contratar más enfermería y TCAE para que puedan ejercer sus funciones adecuadamente y que es a estos temas a los que debe prestar soluciones y atención, y no a enviar globos sonda como el reciente sobre los consultorios atendidos exclusivamente por enfermería.”

Respecto a la eliminación del servicio médico en los consultorios, IU muestra su rechazo a los experimentos sociales con la población como en el caso de la comarca de Aliste. “Esta propuesta ha tenido que ser retirada en el resto de la CCAA, a la espera de menor contestación social, y no es más que una acción destinada a acabar con nuestros pueblos mientras se habla de forma hipócrita de revitalizar los mismos., un cambio de modelo sin consensuar, planteado de forma unilateral y poco transparente, lo que nos lleva a pensar que no existía un plan concreto, sino sólo ideas mal hiladas.”

Para finalizar, Carmen Franganillo hace un llamamiento a la Junta para que deje de jugar con la salud de las personas, y a la población para que participe y se organice en las Plataformas en Defensa de la Sanidad Pública y tomen el control de su propia salud y de la defensa de sus derechos.



« Volver