IUCyL el cierre de camas tiene como consecuencia el aumento de las listas de espera.

04/08/2017

En el día de ayer, gracias a trabajadoras y usuarias de la Sanidad Pública, nuestro Coordinador Local de Izquierda Unida Salamanca, Francisco Javier Herrero Polo, tuvo conocimiento de que durante el mes de Agosto las Unidades de Planificación Familiar de los Centro de Salud de la Alamedilla y el Barrio San José permanecerán cerradas durante el mes de Agosto, al que hay que sumarle el de Septiembre en el caso del centro trastormesino.

La razón de dicho cierre se encuentra en la falta de contrataciones para cubrir las vacaciones del servicio de Ginecología de ambos centros, es decir, las mujeres que acudían a dichos centros se verán obligadas a acudir al Hospital Virgen Vega para sus consultas ginecológicas.

Desde la Asamblea Local de Izquierda Unida Salamanca consideramos dicha situación intolerable, por considerar que redundará en aumento de las listas de espera ginecológicas, que ya de por sí estaban dando cita a dos meses vista, y además generarán una serie de trastornos en las usuarias y usuarios de las Unidades de Planificación familiar, como son el retraso en el suministro de los DIUs, el descontrol en los seguimientos para las mujeres que toman la píldora, retraso en el seguimiento de analíticas, etc con el consiguiente riesgo sanitario y de Salud de las mismas, así, como creemos, la posibilidad de que aumenten muy significativamente las compras de “Píldoras del día Después”.

Desde Izquierda Unida Castilla y León consideramos que no hay justificación plausible o creíble en el ahorro de gasto sanitario, puesto que la contratación de dos ginecólogas para suplir estas bajas vacacionales no supondría un excesivo gasto económico, comparado al retraso en citas, pruebas clínicas, seguimientos etc, de uno y dos meses en los centros especificados, así como la posibilidad de aumentar las propias del Complejo Hospitalario. Por no hablar de los posibles riesgos añadidos para la Salud de las mujeres de Salamanca, difícilmente cuantificables en lo meramente económico, o la traba neta, encarecimiento de las posibilidades de evitar un embarazo no deseado al tener que cambiar a la “píldora del Día Después por la Píldora”.



« Volver