IUCYL apoya las justas reivindicaciones del personal de las escuelas infantiles públicas de Castilla y León.

IUCYL apoya las justas reivindicaciones del personal de las escuelas infantiles públicas de Castilla y León.

Escuelas infantiles no guardan, educan. - 26/07/2019

Desde IUCYL siempre hemos considerado una anomalía que las Escuelas Infantiles dependan de la Consejería de Familia y no de la de Educación.
La educación en todas las fases de la vida, desde los 0 años, debe estar incardinada en la Consejería de Educación. Como bien reivindica el personal que presta servicios en estas Escuelas, la educación de 0 a 3 años es la etapa más importante en el desarrollo de las personas, donde los cambios hay que tenerlos más en cuenta como así lo explican los últimos estudios neurológicos o estudios de investigadores como Piaget. Es ya hora de que se valore esta etapa educativa como se merece y las Escuelas Infantiles pasen a ser consideradas una etapa educativa más, incluyéndolas en la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León.

La dignificación de la figura de las educadoras y educadores infantiles es también urgente. Si queremos lo mejor para la infancia, no podemos maltratar a quienes se dedican a su educación desde la más temprana edad.

Esa dignificación incluye el respeto a su derecho a la negociación colectiva, incluidos los calendarios laborales y una jornada laboral como la del resto del personal de la Consejería de Educación: 35 horas semanales y un máximo de 7 horas diarias. Al igual que el resto de educadores/as, también quienes trabajan en las Escuelas Infantiles necesitan periodos de descanso y formación, así como tiempo para programar, actualizar sus currículos y ponerse al día en las innovaciones pedagógicas.

Las Escuelas Infantiles no solo son un recurso para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras con hijas e hijos, sino que son también un recurso para socializar a las y los menores así como facilitar su inserción en el sistema educativo. Es fundamental que en esa primera etapa de su vida, los y las menores tengan a su disposición los mejores medios y recursos para ello, incluido el incremento de personal dedicado a su educación y atención.

Por todo ello, apoyamos las movilizaciones anunciadas por los sindicatos y trabajadoras/es de las Escuelas Infantiles públicas y exigimos a la Junta de Castilla y León que se siente ya a negociar sus calendarios y jornada laboral, así como que acuerde el traspaso de la gestión de las Escuelas Infantiles a la Consejería de Educación y la contratación del personal necesario para una adecuada atención a las niñas y niños que acuden a estas Escuelas.
También las escuelas públicas municipales deben formar parte de la red de centros públicos, creando más plazas y más centros para que toda la gente pueda optar a una plaza. Nosotros y nosotras abogamos por una escuela pública desde 0 a 99 años.



« Volver