IU critica la nefasta gestión de la Consejería de Educación que no ha instalado aun filtros HEPA para poder hacer frente a la ola de frío y al riesgo COVID

IU critica la nefasta gestión de la Consejería de Educación que no ha instalado aun filtros HEPA para poder hacer frente a la ola de frío y al riesgo COVID

La nueva normalidad acompañada de la borrasca Filomena, que está pasando estos días por nuestra comunidad, hace incompatible la vuelta a los centros educativos con normalidad. - 10/01/2021

La situación actual, hace incompatible la vuelta a los centros educativos con normalidad. Las medidas de ventilación natural que se han venido implantando en las aulas no son las más adecuadas en las condiciones climatológicas que estamos padeciendo estos días. Desde IUCyL seguiremos insistiendo en la necesidad de instalar filtros HEPAs en las aulas de los centros públicos de Castilla y León para evitar que la ventilación natural sea la única vía de filtrado contra el Coronavirus.
De acuerdo con el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, “la exposición a las condiciones ambientales de los lugares de trabajo no debe suponer un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores”. En su Anexo III, este RD establece que:

• La temperatura en los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares no podrá bajar de los 17ºC.
• La humedad relativa estará comprendida entre el 30 y el 70 por 100.
• Los trabajadores y trabajadoras no deberán estar expuestos de forma frecuente o continuada a corrientes de aire cuya velocidad exceda de 0,25 m/s en ambientes no calurosos.

IU Castilla y León considera que las medidas para preservar la salud de la comunidad educativa contra la COVID deben adaptarse a la bajada de las temperaturas. Para conseguirlo, es fundamental respetar el derecho a la salud de escolares, docentes y personal laboral. Allí donde no se pueda garantizar por medios técnicos un ambiente seguro de trabajo ante la COVID ni ante estas temperaturas ilegales dañinas para la salud, la Consejería de Educación debe decretar la suspensión temporal de la enseñanza presencial, retrasando el inicio del curso escolar hasta que las condiciones climatológicas sean compatibles con la “nueva normalidad”.

Se trata de atajar los dos grandes problemas de este inicio del segundo trimestre de curso, para lo cual debe primar que la actividad docente se dé en condiciones adecuadas que preserven la salud de nuestro alumnado y profesorado.

En aquellos centros donde no se puedan llevar a término las clases de manera presencial por los problemas que está ocasionando la borrasca Filomena, sería preciso que la Consejería de Educación pueda establecer la realización de clases de manera telemática para evitar que el tercer trimestre empiece.



« Volver