El PP lanza una campaña a favor de la ingesta de azúcar desoyendo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, ante la medida del Ministerio.
El PP lanza una campaña a favor de la ingesta de azúcar desoyendo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, ante la medida del Ministerio.
El PP lanza una campaña a favor de la ingesta de azúcar desoyendo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, ante la medida del Ministerio.

El PP lanza una campaña a favor de la ingesta de azúcar desoyendo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, ante la medida del Ministerio.

11/11/2020

A IUCyL le parece bien que las bebidas azucaradas dejen de tener el mismo IVA que los alimentos ya que son perjudiciales para la salud y tiene que desincentivarse su consumo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los impuestos a las bebidas azucaradas ayudan a reducir el consumo de estos productos y también la prevalencia de la obesidad, la diabetes de tipo 2 y la caries.

La recomendación de reducir la ingesta de azúcar es un consenso científico en la actualidad y la campaña del PP intenta luchar contra esa evidencia. El consumo medio de azúcar ronda los 100 gramos al día cuando debería ser de máximo 25 gramos, algo más para la infancia, unos 37, para mejorar nuestra salud. (Una lata de un refresco con gas con sabor a cola de 330 ml puede llegar a contener 35 gramos).

El papel del PP queriendo utilizar este problema de salud pública para enfrentarse al Gobierno de España desde una perspectiva exclusivamente agrícola es lamentable. Es un planteamiento demagógico y perjudicial para la ciudadanía de nuestra Comunidad, que uno de los partidos que gobierna Castilla y León no asuma que el azúcar es un problema para la Salud y se dedique a criticar a otras administraciones que toman decisiones y lanzan la campaña que la Junta no se atreve a hacer.

IUCyL considera que la Junta debería prevenir la obesidad y la diabetes, enfermedades provocadas por ingerir cantidades excesivas de azúcar, en lugar de tener que asumir el coste del tratamiento de las mismas. Porque las personas afectadas por estas enfermedades como consecuencia tendrán que luchar contra la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, los síndromes metabólicos, las depresiones, …

La movilización iniciada por el PP y la Junta de Castilla y León contra la medida del Gobierno de España debería llevarla a la Comisión Europea que ha realizado la recomendación, así como la OCDE y a la Organización Mundial de la Salud cuya posición sobre el incremento del coste de las bebidas azucaradas va en esa misma línea.

Izquierda Unida de Castilla y León solicitará reunirse con los sindicatos agrarios para hablar sobre el cultivo de remolacha, el papel de British Sugar y qué propuestas podrían mantener la producción en nuestra Comunidad sin poner en peligro nuestra salud.


« Volver